Este año se cumplen 255 años de la bendición de la Capilla de la Orden Tercera, sede canónica de la Cofradía de la Soledad. Está documentada la presencia de la orden seglar franciscana en Ferrol desde 1741, pero no fue hasta los años 70 cuando se construyó este templo en terrenos cedidos por el convento de San Francisco al que está adosado.

Las obras estuvieron marcadas y condicionadas por la escasez de medios, así como por la pretensión humilde de sus promotores. Se pueden conocer los detalles de la obra a través del libro “Las Cofradías de la Orden Tercera de Ferrol: estudio histórico-artístico”, de Alfredo y Ana Martín García, en el que se explica que el proyecto corrió a cargo de Pedro Lizardi, un vasco que llegó a Ferrol para trabajar en los arsenales y que pertenecía a la Orden Tercera, y que después fue confiada a Luis de Atocha, también hermano de la fraternidad y que por aquel entonces trabajaba en la nueva iglesia parroquial de San Julián.

La capilla pudo ser bendecida en el año 1766, según explican Alfredo y Ana Martín en su libro, “no sin tantes solventar ciertas diferencias con los frailes del vecino convento por la pretensión de los terciarios de colocar una campana”. El 9 de marzo de aquel año se celebró en ella la primera junta de la VOT .

Pero pasaron casi dos siglos desde que se levantó la Capilla de la Orden Tercera y nació, exactamente en 1957, la Cofradía y Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad. Poco después, en 1957, se creó también la Cofradía del Ecce Homo, que convivió con la anterior durante unos años hasta su fusión en 1974.

Muchos ferrolanos la siguen llamando Cofradía “de la Orden Tercera”, un nombre que deriva de la estrecha vinculación que históricamente han tenido los terciarios franciscanos y la hermandad, aunque hay que recordar que la cofradía lleva el nombre de la Virgen de la Soledad y que no tiene nada que ver, más allá de su inspiración con los valores franciscanos, con la orden seglar.

 

*GAL

Este ano cúmprense 255 anos da beizón da Capela da Orde Terceira, sede canónica da Confraría da Soidade. Está documentada a presenza da orde seglar franciscana en Ferrol desde 1741, pero non foi ata os anos 70 cando se construíu este templo en terreos cedidos polo convento de San Francisco ao que está pegado.

As obras estiveron marcadas e condicionadas pola escaseza de medios, así como pola pretensión humilde dos seus promotores. Pódense coñecer os detalles da obra a través do libro “As Confrarías da Orde Terceira de Ferrol: estudo histórico-artístico”, de Alfredo e Ana Martín García, no que se explica que o proxecto correu a cargo de Pedro Lizardi, un vasco que chegou a Ferrol para traballar nos arsenais e que pertencía á Orde Terceira, e que despois foi confiada a Luís de Atocha, tamén irmán da fraternidade e que por aquel entón traballaba na nova igrexa parroquial de San Julián.

A capela puido ser bendicida no ano 1766, segundo explican Alfredo e Ana Martín no seu libro, “non sen tantes liquidar certas diferenzas cos frades do veciño convento pola pretensión dos terciarios de colocar unha campá”. O 9 de marzo daquel ano celebrouse nela a primeira xunta da VOT .

Pero pasaron case dous séculos desde que se levantou a Capela da Orde Terceira e naceu, exactamente en 1957, a Confraría e Irmandade da nosa Señora da Soidade. Pouco despois, en 1957, creouse tamén a Confraría do Ecce Homo, que conviviu coa anterior durante uns anos ata a súa fusión en 1974.

Moitos ferroláns seguen a chamala Confraría “da Orde Terceira”, un nome que deriva da estreita vinculación que historicamente tiveron os terciarios franciscanos e a irmandade, aínda que hai que lembrar que a confraría leva o nome da Virxe da Soidade e que non ten nada que ver, máis aló da súa inspiración cos valores franciscanos, coa orde seglar.