La agrupación musical de Nuestra Señora del Carmen de Ferrol  es una de las últimas que se han creado en la ciudad, y quiere recibir a todo aquel que le apetezca unirse: “La banda está abierta a todo el mundo, ya no hayas tocado nunca o sí lo hayas hecho. La cuota mensual es de 10 euros y se incluye todo: instrumento, uniforme, viajes, manutención…”, explica Jure Pérez, uno de los directivos de la banda.

La agrupación de Nuestra Señora del Carmen nació en 2015, ¿que motivó su creación?

La banda en un primer momento se creó a partir de un grupo de gente que venía de otras agrupaciones que decidió juntarse y formar una nueva. Actualmente somos sobre 60 componentes, algunos que no habían tocado nunca, y otra gente que sí llevaba toda la vida en bandas. Llevamos poco tiempo, pero aún así hemos recorrido mucho; por ejemplo, fue muy especial cuando fuimos por primera vez a Sevilla a tocar, y al año siguiente a Granada.

¿Siempre ha estado ligado a la Semana Santa ferrolana?

Sí, desde pequeño. Mi abuela siempre fue de las Angustias, y yo recuerdo de toda la vida ir a ver las procesiones con ella. Por otra parte, mi hermana y mi madre también le tienen mucho cariño y devoción a la Virgen de la Esperanza, y todo eso me ha hecho estar muy vinculado a la religión y a la Semana Santa, sobre todo.

Anteriormente fue miembro de Acotaga, ¿por qué decidió cambiar de banda?

Siempre he estado muy unido a la Semana Santa, y fue a raíz de que una amiga miembro de Acotaga me habló de la banda, que decidí unirme también, a pesar de que nunca había tocado ningún instrumento. Pero posteriormente, cuando se creó la agrupación del Carmen, mi padrino era el presidente, y me animó a unirme a ellos, y fue por eso que decidí cambiarme.

Poseen un repertorio muy amplio de piezas musicales, con composiciones propias incluso, ¿intentan fomentar la composición en la banda?

Siempre predomina la “cantera”, con marchas propias como “Juntos desde el cielo”, de Carlos Vergara, socio y muy amigo de la agrupación, o “Al que Jesús amaba”, de Samuel Gago, uno de nuestros directores. Nos gusta tirar por las piezas propias.

¿Cómo han vivido la pandemia desde la agrupación? ¿Pudieron seguir con los ensayos o hacer algún tipo de actividad?

Intentamos hacer ensayos online al principio, pero era muy complicado. Desde mayo ya hemos podido volver a ensayar en nuestro local, e incluso a veces por volver a la calle hemos hecho ensayos en la Malata. Sin embargo, después de un año sin tocar, la gente ya no está tan enganchada, pero poco a poco volvemos a tomar el camino de la normalidad. Sobre todo, a los que son más nuevos en la banda les cuesta volver a la continuidad de ensayo.

Por otra parte, ya hay programadas algunas salidas, por ejemplo, hace poco estuvimos en el Cantón y en el Puerto tocando.

¿Tiene ganas de recuperar las procesiones de Semana Santa?

Hay ansia, mucha desde luego. Queremos volver a tocar en la calle junto a las imágenes por las que sentimos pasión. Yo no dudo que el próximo año vaya a haber procesiones de Semana Santa, confío en que puedan realizarse; ya se habla de procesiones en septiembre, así que espero que pueda recuperarse para 2022.

¿Cuál es el momento más especial o emotivo de cada Semana Santa?

Sin duda, el Domingo de Ramos. Es cuando empieza y se condensa la ilusión de haber ensayado durante un año para disfrutarlo durante esos días. Entonces para mí es el momento más importante.

Se acerca el día de la Virgen del Carmen, patrona de la banda, ¿han pensado en hacer algo especial?

Todavía no queremos adelantar nada para que sea más sorpresa, pero estamos preparando cosas interesantes para ese día, ya que es una fecha muy importante para nuestra agrupación.