Jonatan González, además de trabajar como profesional sanitario, lleva cuatro años como director musical de la Agrupación Musical Nuestra Señora del Nordés-OJE Ferrol. La pandemia ha suspendido las procesiones en los últimos dos años, dejando también paralizada la actividad de la banda. Jonatan confía en que se pueda recuperar la normalidad poco a poco, pero señala que “va a estar complicado porque hay que tener mucha cautela y sobre todo paciencia, porque el virus no se fue aún”.

Esta es la banda más veterana de la Semana Santa de Ferrol, superando ya el medio siglo. ¿Cómo resumiría la trayectoria de la agrupación?

Al principio de su fundación, en 1969, empezó como una banda de cornetas, tambores y gaitas. Con el paso del tiempo y la evolución de la música cofrade en Ferrol se varió a agrupación musical, más o menos a finales del siglo 20 y principios del 21. Fue un cambio drástico ya que implica el doble de instrumentación y por lo tanto el doble de trabajo que una banda de cornetas y tambores.

Hace poco la Junta de Cofradías les otorgó la Corbata Insignia, ¿qué supone este reconocimiento?

Es un orgullo muy grande porque somos la primera formación de Ferrol en tenerla. Estamos deseando poder recibirla, ya que solo se hizo el nombramiento, y muy orgullosos, con muchas ganas de pasearla por donde vayamos. Tenemos medallas de cofradías, hermanamientos… no es el primer premio que recibimos, pero sí el más especial por el valor que tiene.

La banda fue creada como continuación de la de los aprendices de Bazán, ¿a día de hoy qué tipo de perfil hay entre los músicos?

Nuestra agrupación está formada por jóvenes y niños. La media de edad está actualmente en 14 años, pero hace tiempo el promedio llegó a estar incluso en 13’2 años. Hubo una época en la que todos los miembros eran adultos más mayores, pero una vez que estos se fueron retirando de la agrupación nos quedamos los jóvenes, y es lo que queremos fomentar, que sea una banda formada por niños y juventud.

La pandemia ha implicado la cancelación de dos ediciones de Semana Santa, ¿cómo les ha afectado? ¿Han podido seguir ensayando?

Personalmente lo viví más o menos como todos, en casa. Y bueno, en mi caso trabajando en un hospital, así que quizá un poco más duro. Y luego a nivel banda hubo un parón total y ahora es como volver a empezar de cero, y más con los niños, que se nota mucho todo esto.

¿Han podido volver a los ensayos o recuperar cierta normalidad?

Sí, pero nada que ver con cómo eran los años anteriores ni de lejos. Los ensayos tienen que ser de grupos de seis; con distancia y mascarilla, por supuesto. Hemos tenido que volver atrás, es decir, empezar de cero. Al tratarse de niños tuvimos que empezar otra vez, pero porque no es lo mismo estar encima todo el año ensayando dos o tres días por semana a que ellos estén en casa y no toquen el instrumento en toda la semana o como mucho un día. Luego respecto al resto de actividades, se paró todo. Estamos retomando las andainas, porque al aire libre sí que vamos pudiendo hacer alguna cosa, pero lo que es hacer vida en el local, no se puede.

¿Cree que el próximo año podrá haber procesiones o algún tipo de evento musical?

Esperemos que sí. Este verano creo que ya podrá haber alguna actuación, de hecho ya tenemos alguna programada. Y el año que viene, pues a ver, esperemos que se pueda, aunque quizá no pueda ser igual que siempre. Por ahora todo es una incógnita, no sabemos cuáles serán finalmente los protocolos de seguridad que establecerá cada ayuntamiento ni nada. Nosotros llevamos formaciones de cuatro o cinco personas por fila normalmente, pero supongo que deberemos adaptarlas a tres personas quizá, para que haya más distancia y tengamos el menor contacto posible.

La Semana Santa puede llegar a ser muy emotiva ¿qué momento diría que es su favorito?

Para mí personalmente diría que el Lunes de Cristo Rey es el más especial, porque yo pertenezco a ese Tercio. Luego en cuanto a la banda, en Ferrol solo salimos el Miércoles Santo, así que diría que es el día que más gusta, porque a todos nos hace ilusión, y sobre todo a los niños, salir en nuestra ciudad y que nuestros familiares y amigos nos vean. Recorremos toda la geografía gallega y cada sitio al que vas es especial, pero creo que salir en procesión en Ferrol es el favorito.