En el año 2016 cumplía 400 años el escrito más antiguo que habla sobre la Semana Santa de Ferrol. Con motivo de tal celebración, se diseñó la Ruta Cofrade.

El objetivo de la ruta “Ferrol Cofrade” es dar a conocer aquellos lugares que han tenido, o tienen, importancia histórica en el desarrollo de la Semana Santa de Ferrol.

Un recorrido guiado por Ferrol Vello y A Magdalena para conocer aquellos hechos documentados que han perfilado y siguen marcando la trayectoria de la Semana Santa de Ferrol.

(1) Antigua parroquial de San Julián y Praza Vella

En Ferrol Vello, donde nació la ciudad, está también la “prehistoria” de la Semana Santa de Ferrol. La primera referencia documentada sobre la existencia de procesiones es de 1616, si bien con seguridad se celebraban desde varias décadas atrás.

Tampoco se conoce el lugar exacto de la primitiva iglesia de San Julián, a la que estaban ligadas aquellas primeras procesiones, pero podemos situarlo en la zona de la Praza Vella. El templo, que existió hasta 1762, albergó diferentes cofradías y también algunas imágenes que perviven hoy –la Virgen de la Piedad, la Dolorosa, San Juan, la Santa Verónica, la Virgen de las Angustias, el Cristo del Desenclavo y el de los Navegantes-. En la Praza Vella se celebraban el Santo Encuentro y la ceremonia del Descendimiento y por las calles de la Cárcel (hoy Benito Vicetto), Merced y Espartero discurrían otros desfiles penitenciales, con imágenes portadas a hombros sobre andas y sin penitentes como los entendemos ahora, es decir, sin capuz.

El recorrido de aquellas procesiones eran: San Julián, Plaza Pública, Calle Cárcel (actual BenitoVicetto), Pazo de los Bermúdez (actual Merced), C/ Príncipe (actual Espartero), Convento de San Francisco (4/5) y C/ San Francisco.

  • Las Cofradías que existían eran: Santísimo Sacramento, Nuestra Señora del Socorro, Santo Cristo y San Roque.
  • Había procesiones de Semana Santa:
    • Jueves por la noche con las imágenes de: Santa Cena, Oración en el huerto, Cristo de los Azotes.
    • Viernes el Santo Encuentro, Descendimiento (en la plaza situada delante de la antigua iglesia), Santo Entierro y Soledad (hoy Virgen de la Piedad)
    • Además de las procesiones también se hacían los Monumentos del Jueves Santo, el tenebrario y los sermones del Encuentro y de la Soledad.

La Iglesia de San Julián antigua y la plaza estaban separadas por una pequeña muralla con un arco, llamado Puerta del Castro, en donde había un pequeño oratorio con las imágenes del Cristo de la Buena Muerte y la Virgen del Socorro. De esa antigua iglesia de San Julián, y de la de San Francisco, salían todas las procesiones que había en Ferrol.

 

 

(2) Calle de la Merced

En la calle de la Merced, que hoy mantiene el mismo nombre, estaba la casa familiar de los Bermúdez, el linaje más importante de Ferrol desde la Baja Edad Media, que poseían regalía de paso al menos desde 1672 – por ella estaban obligadas a transitar las procesiones-. Tras la desaparición de la antigua parroquial de San Julián, en la que los Bermúdez tenían su capilla familiar, construyeron una nueva casa, el Pazo de los Bermúdez, con una capilla dedicada a la Virgen de la Merced. En ella estaba una imagen obra de José Ferreiro que sacaban de procesión cada 24 de septiembre. El traslado de las procesiones al barrio de A Magdalena no gustó a los Bermúdez, que pleitearon, sin éxito, para que estas volvieran a pasar por delante de su puerta. El pazo y la capilla fueron demolidos en 1956.

 

(3) Iglesia del Socorro

La devoción a la Virgen del Socorro se manifestó ya en 1757 con la fundación, en la antigua parroquial de San Julián, de la Cofradía de Nuestra Señora del Socorro. Entre sus misiones, además de asistir y enterrar a los condenados a muerte, estaba sacar en procesión cada 8 de septiembre a su titular. En 1764 se decidió levantar la iglesia del Socorro, un proyecto que sufriría sucesivos cambios y problemas, hasta el punto de que tardó 30 años en estar terminada. Uno de ellos fue la muralla defensiva de los nuevos arsenales, cuyo trazado pasaba por encima donde ya se estaba edificando la nueva capilla. En el conflicto salió perdiendo la iglesia, cuyo proyecto tuvo que ser modificado.

La iglesia del Socorro custodia la emblemática talla del Cristo de los Navegantes, del siglo XVII. Aunque ya no existe ninguna cofradía penitencial vinculada a esta imagen, la parroquia del Socorro celebra cada Miércoles Santo la procesión del Cristo de los Navegantes -desde 1949 con una nueva talla-, muy popular en Ferrol Vello y ligada a las gentes del mar.

En el año 1865 se quemó la imagen procesional del Socorro. Ese mismo año Francisco Guerra Felipe talla la nueva imagen. Es de cedro reservando la caoba para las manos y los pies. La corona y el cetro se debe al platero ferrolano Antonio Viaño.

 

(4) Iglesia de San Francisco

La actual iglesia castrense de San Francisco se construyó en 1757 en el lugar que antes ocupó un convento franciscano cuya fundación se remonta a finales del siglo XIV. La tradición procesional de la orden hace muy probable que su papel fuese importante en la aparición de los desfiles penitenciales en la ciudad, si bien en el presente de la Semana Santa de Ferrol tiene especial impronta la Orden Tercera franciscana, una organización seglar que se fundó en la ciudad en el año 1741.

Los franciscanos eran, en muchos casos, los que acompañaban a las diversas imágenes y solían predicar los sermones de ls siete palabras y del desenclavo.

 

(5) Capilla de la Orden Tercera

Solo dos años más tarde de su fundación, en 1743, la Orden Tercera comenzó a celebrar la procesión del Ecce Homo en la tarde del Domingo de Ramos, tradición de la que es heredera la actual Cofradía de la Soledad (fundada en 1957). En 1790 la Orden Tercera encargó a Florencio Gambino la imagen que hoy sigue saliendo en procesión.

En 1763 los frailes franciscanos donan unos terrenos contiguos a su iglesia de San Francisco para que la Orden Tercera levante su capilla. Las obras terminan en 1766 y ese mismo año sale por primera vez en procesión la Virgen de la Soledad, una imagen donada por Francisca Bayolo.

Cabe destacar la vinculación de la Cofradía de la Soledad con Ferrol Vello y la capilla del Socorro. Aunque el resto de sus procesiones transitan por el barrio de A Magdalena, la del Cristo de la Buena Muerte, cada Martes Santo, avanza por Espartero y se detiene a rendir homenaje al Cristo de los Navegantes.

 

(6) Convento de las Esclavas

Después de la desaparición de la iglesia de San Julián en 1762, el epicentro de la Semana Santa de Ferrol se desplazó del barrio portuario a la zona de las iglesias de San Francisco y San Roque –esta última en el lugar que hoy ocupa el Convento de las Esclavas-. La capilla de San Roque era desde 1620 la sede de la extinta cofradía del mismo nombre, también llamada “de los mareantes” porque estaba constituida por gentes del mar. Aquella cofradía se ocupaba del paso de la Santa Cena, que desde 1741 salía cada Jueves Santo y que se conservó hasta mediados del siglo XX, con Jesús y los doce apóstoles bajo un dosel sentados a la mesa.

A la iglesia de San Roque se trasladaron las imágenes que guardaba la antigua parroquial de San Julián y en su atrio se refundó, el 10 de abril de 1768 la Cofradía de las Angustias.

 

(7) Museo de la Semana Santa

En diciembre de 2018 fue inaugurado el Museo de la Semana Santa de Ferrol, en el local cedido por el Concello y situado en los bajos de la Cuesta de Mella. Esta exposición permanente era una vieja aspiración de la Junta de Cofradías, y de la anterior Coordinadora, desde que en 2014 la Semana Santa de Ferrol fue declarada de Interés Turístico Internacional. En ella se muestran diferentes imágenes, hábitos y otros elementos del patrimonio de las hermandades, así como de las formaciones musicales que participan en las procesiones de Ferrol. (Durante la Semana Santa cierra, dado que parte de las imágenes y objetos que forman la exposición se llevan a las cofradías para participar en las procesiones).

 

 

 (8) Concatedral de San Julián

La iglesia parroquial de San Julián se construyó, tras la desaparición de la antigua de Ferrol Vello, para dar servicio al nuevo barrio y a la pujante población de Ferrol. Las obras terminaron en 1772, siguiendo un diseño de Julián Sánchez Bort. Desde 1959 tiene la categoría de concatedral, por una bula de Juan XVIII. En esta iglesia tiene su sede canónica la Hermandad del Santo Entierro, fundada en octubre de 1950 en el seno de las Cofradías de Dolores y heredera de la tradición, que en Ferrol se remonta al menos al siglo XVII, de sacar en procesión la Santa Urna en la tarde del Viernes Santo.

 

(9) Iglesia de Dolores

La antigua cofradía de los servitas, fundada en 1750 en la primitiva iglesia de S

 

an Julián y que se había trasladado a la de San Roque tras su desaparición, promueve la construcción del nuevo templo 1771. La iglesia, cuyas obras se prolongaron más de una década, sufrió ya en sus primeros años problemas estructurales por los que a lo largo de los años ha necesitado de diferentes y sucesivas intervenciones. La última, y se espera que definitiva, mantuvo la iglesia cerrada durante dos años, hasta su reapertura en la Semana Santa de 2023.

 

 

 

 

 

(10) Plaza de Amboage

 

Con el traslado de la Cofradía de Dolores (servitas) a la plaza de Amboage –llamada entonces de la “recova”-, esta quiso también también llevar el Santo Encuentro a este espacio público. Sin embargo, el Ayuntamiento, que costeaba al menos en parte estos actos, optó por mantenerla en el nuevo San Julián, en donde se celebró hasta su traslado a la plaza de Armas. No obstante, sí se llevó el Santo Encuentro a Amboage entre 2016 y 2019, cuando se realizó la reforma de Armas. El año 2022 marca el regreso de esta procesión, una de las más populares de la Semana Santa de Ferrol, a la plaza situada delante del Concello.

En Amboage se celebra cada Domingo de Ramos la bendición de las palmas, antes del inicio de la procesión de la Borriquita que organiza la Cofradía de Dolores.

 

(11) Capilla de la Merced

El padre Ramón Serratosa fundó en agosto de 1908 la comunidad de frailes mercedarios en Ferrol y solo un mes después, el 17 de septiembre, firmó los estatutos de la nueva Cofradía de la Merced. La orden decide en 1919 encargar al arquitecto Rodolfo Ucha la construcción de su capilla en unos terrenos si

 

tuados junto a su colegio, el Tirso de Molina, y las obras comenzaron en 1926.

Es un edificio singular en el que se plasma la mezcla del estilo modernista con las nuevas corrientes eclecticistas del momento. Además de las procesiones de Semana Santa, de aquí sale cada 24 de septiembre la de la Merced, que sigue la estela de la devoción que ya se había manifestado en la zona del puerto, ligada al Pazo de los Bermúdez.

 

 

 

 

 

 

 

(12) Plaza de la Constitución

La plaza de la Constitución acoge desde el año 2006 el Gozoso Encuentro entre Jesús Resucitado, María Magdalena y María Santísima de la Luz, que organizan conjuntamente las cofradías de la Soledad, la Merced y las Angustias. Desde aquí parte a continuación la procesión de la Resurrección, que pone punto final cada año a los actos de la Semana Santa en Ferrol.

 

 

 

 

 

 (13) Capilla de las Angustias

La Cofradía de las Angustias data probablemente de principios del siglo XVIII, si bien el primer acto documentado es su refundación el 10 de abril de 1768 en el atrio de la capilla de San Roque, templo en el que se guardaría su imagen titular, la Virgen de las Angustias, tras la desaparición de la antigua parroquial de San Julián. Después, la imagen estuvo en la iglesia de San Amaro, en la que la hermandad tuvo su sede provisional hasta que contó con la suya propia.

En 1780 la Cofradía de las Angustias consiguió los terrenos y pidió permiso para iniciar las obras, que terminaron en 1788. Del santuario salen procesiones que discurren tanto por el barrio de Esteiro como por el de A Magdalena.

El edificio es sobrio. Su planta rectangular es de bastante profundidad. Usa bóvedas de cañón jalonadas con pequeños rosetones de iluminación.

Al exterior, el edificio presenta unos muros lisos, en los cuales se realizó un revestimiento y posterior blanqueado, tal y como presentan la mayor parte de los templos ferrolanos, remarcando con piedra vista los esquínales, la división de los muros laterales y el recercado de los óculos.