En la historia de la Semana Santa de Ferrol, un “capirotazo” no es lo que dice el diccionario de la RAE:

1.      m. Golpe que se da, generalmente en la cabeza, haciendo resbalar con violencia, sobre la yema del pulgar, el envés de la última falange de otro dedo de la misma mano.

En este 2021 se cumplen cincuenta años desde que se produjo el “capirotazo” de la Semana Santa de Ferrol. Así se llamó a la decisión que adoptó en 1971 el entonces obispo de la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol, Miguel Ángel Araujo Iglesias, prohibiendo el uso del capuz por parte de los cofrades.

Cabe señalar que en aquellos años la relación entre las hermandades de la Semana Santa Ferrolana y la Diócesis no eran tan fluidas y positivas como ahora. La puesta en marcha de las disposiciones del Concilio Vaticano II provocaron algún que otro enfrentamiento y, también hay que decirlo, algún desastre artístico en alguna iglesia de nuestra ciudad. Asimismo hay que tener en cuenta el contexto de conflictividad laboral y social y las presiones que seguramente llegaron a Araujo, tanto del Gobierno Civil como de El Pardo.

En todo caso, la medida generó desconcierto y un gran malestar entre las cofradías ferrolanas, que en aquel año de 1971 suspendieron o redujeron sensiblemente las procesiones en señal de protesta. En la Semana Santa de 1972, con la prohibición todavía en vigor, las hermandades acordaro, en su mayoría, no celebrar los desfiles.

Así pues, la pandemia y la meteorología non han sido las únicas razones por las que se han suspendido procesiones en Ferrol. Aquel “capirotazo” fue otra rareza en la historia de nuestra Semana Santa.

La creación de la Coordinadora de Cofradías y Hermandades, hoy Junta General de Cofradías, en el año 1993, con Gea Escolano a frente de la Diócesis, fue importante para aunar esfuerzos en pro de la Semana Santa de Ferrol y mejorar la sintonía con el Obispado.

 

*GAL

Na historia da Semana Santa de Ferrol, un “ capirotazo” non é o que di o dicionario da RAE:

1. m. Golpe que se dá, xeralmente na cabeza, facendo escorregar con violencia, sobre a xema do polgar, o envés da última falanxe doutro dedo da mesma man.

Neste 2021 cúmprense cincuenta anos desde que se produciu o “ capirotazo” da Semana Santa de Ferrol. Así se chamou á decisión que adoptou en 1971 o entón bispo da Diocese de Mondoñedo-Ferrol, Miguel Ángel Araujo Iglesias, prohibindo o uso do capuz por parte dos confrades.

Cabe sinalar que naqueles anos a relación entre as irmandades da Semana Santa Ferrolá e a Diocese non eran tan fluídas e positivas como agora. A posta en marcha das disposicións do Concilio Vaticano II provocaron algún que outro enfrontamento e, tamén hai que dicilo, algún desastre artístico nalgunha igrexa da nosa cidade. Así mesmo hai que ter en conta o contexto de conflitividade laboral e social e as presións que seguramente chegaron a Araujo, tanto do Goberno Civil como do Pardo.

En todo caso, a medida xerou desconcerto e un gran malestar entre as confrarías ferrolás, que naquel ano de 1971 suspenderon ou reduciron sensiblemente as procesións en sinal de protesta. Na Semana Santa de 1972, coa prohibición aínda en vigor, as irmandades acordaro, na súa maioría, non celebrar os desfiles.

Así pois, a pandemia e a meteoroloxía non foron as únicas razóns polas que se suspenderon procesións en Ferrol. Aquel “ capirotazo” foi outra rareza na historia da nosa Semana Santa.

A creación da Coordinadora de Confrarías e Irmandades, hoxe Xunta Xeral de Confrarías, no ano 1993, con Gea Escolano a fronte da Diocese, foi importante para axuntar esforzos en prol da Semana Santa de Ferrol e mellorar a sintonía co Bispado.