La Agrupación Musical de la Virgen de la Amargura se creó en 2007 y cuenta actualmente con alrededor de 40 miembros. Andrea Durán toca la caja y lleva ligada a las bandas de música prácticamente toda su vida: “Empecé a tocar hace 16 años, y hace 13 que estoy en Virgen de la Amargura”.

 ¿Por qué decidió entrar en la agrupación?

Primero estuve en la OJE, pero decidí entrar en Virgen de la Amargura porque mi padre empezó a ser profesor de la agrupación y me apetecía cambiar un poco de estilo musical, ya que en la OJE es mezclado entre cornetas y tambores y agrupación musical.

¿En qué momento empezó su vinculación con la Semana Santa?

Mi padre lleva toda la vida siendo profesor de música en las bandas. Además, mi madre me ha llevado desde bebé a todas las procesiones y es algo que siempre me ha gustado, por un lado o por otro. Me encanta la Semana Santa; incluso veía las procesiones por la televisión.

 ¿Ha habido cambios en la trayectoria de la agrupación?

En 2016 hubo una reforma estructural de la banda respecto a la calidad musical, y hace un año y poco incluimos también el estilo de cornetas y tambores, pero aún lo estamos labrando, porque es algo que lleva muchísimo tiempo y que debe incorporarse poco a poco.

Fue un cambio de director, de estilo musical, de piezas y marchas…. Además, intentamos centrarnos más en los fallos durante los ensayos, en esas pequeñeces que antes no valorábamos.

 Han recibido numerosos nombramientos y medallas, ¿cuál es el más especial?

La Corbata de San Juan, sin ninguna duda. Y es muy especial, porque es un tercio que confía en nosotros a ciegas, y es verdad que tenemos años malos, como todo el mundo, pero ellos siempre van con nosotros a muerte, pase lo que pase están ahí para apoyarnos. Siempre con nosotros, y nosotros con ellos, por supuesto.

Poseen un repertorio muy amplio, ¿alguna pieza es composición propia?

Sí, “Humildad en Santa María”, por ejemplo. Tenemos alguna pieza propia guardada en el repertorio, pero la sacamos dependiendo del año, del número de gente…. Porque son piezas muy difíciles y vamos usándolas conforme esté el estado de la banda. Pero siempre que tenemos oportunidad tiramos por lo propio; intentamos sacar una pieza al año.

Hace un tiempo cambiaron de uniforme, ¿a qué se debió esta modificación?

Hicimos un cambio grande, porque anteriormente usábamos el de Pasión de Linares, que fue un traje cedido, pero era de otra banda. Y cuando tuvimos suficiente patrimonio, elaboramos uno propio. El nuestro ya es personal, con nuestro escudo y demás simbología.

¿Cómo han vivido la pandemia desde la agrupación? ¿Pudieron seguir con los ensayos o realizando algún tipo de actividades?

Cuando había muchas restricciones lo que hacíamos era ensayos individuales, o si se podía, de dos en dos. Y cuando se empezó a abrir un poco más todo ya empezamos a ensayar por cuerdas, y es lo que seguimos haciendo ahora, porque todavía no hacemos ensayos generales.

Tenemos las miras en Santa Cecilia, pero de momento no hemos concretado ninguna actividad próximamente.

¿Ven factible la celebración de la Semana Santa en 2022?

Yo tengo la esperanza de que sí, y espero que ya se pueda celebrar. Por una parte es comprensible que hasta el momento no se haya podido buscar una solución para las bandas, porque es más difícil garantizar la seguridad y la protección frente al covid. Pero es cierto que se vive fatal, con mucha pena porque no puedes quitarte las ganas de tocar. Son dos años, es mucho tiempo. Y hay gente como yo, que llevamos 16 años seguidos siguiendo la Semana Santa, y te la quitan de repente, y es muy complicado. Hay que entenderlo, pero es verdad que se vive mal, con pena… Esperamos que haya años mejores próximamente. Creo que todos seguimos con muchísimas ganas, de ensayar, de tocar…. de que vuelva todo.

¿Cuál es su momento favorito de la Semana Santa?

El lunes Santo en Santiago de Compostela con la Humildad, porque nos arropan mucho y es un momento muy especial para nosotros, nos apoyaron desde que empezó la banda. Nos tienen mucho cariño, y nosotros a ellos.