La Agrupación Musical Santísimo Cristo de la Buena Muerte es joven -se fundó en abril de 2015- aunque contaba ya de partida con muchos años de experiencia acumulados por parte de sus músicos, procedentes de otras formaciones musicales de la Semana Santa de Ferrol. Eran, como cuenta su director, Daniel Ortega Mera, un grupo de amigos que llevaban ya muchos años tocando juntos y que quisieron crear su propio grupo. La buena relación que mantenían con la Cofradía de la Soledad ha marcado su trayectoria, puesto que la agrupación se presentó oficialmente en marzo de 2016 en la capilla de la Orden Tercera, recibió el Patronazgo del Cristo de la Buena Muerte aquel mismo año y más recientemente, el Sábado de Pasión de este año 2019, se les nombró la banda musical oficial de la hermandad.

Según explica Daniel Ortega, la agrupación actuó durante la última Semana Santa en cuatro procesiones de la Cofradía de Dolores, una de la Cofradía de las Angustias y cinco de la Soledad, y su voluntad es que esa tónica se mantenga en próximos años. Así, durante la Semana de Pasión su foco está puesto en Ferrol, aunque en otras fechas sí acuden a tocar en otros lugares. Así, por ejemplo, la Agrupación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte tocó en las fiestas del Carmen de Ribeira y las de Santa María de Miño durante este verano.

Como el resto de las formaciones musicales de la Semana Santa, su dedicación es continua y los ensayos se realizan a lo largo de todo el año. Y periódicamente se renueva el repertorio, que en su caso es ecléctico como la propia Semana Santa de Ferrol y se nutre de composiciones andaluzas, cantos litúrgicos, marchas clásicas… Realizan sus ensayos en el antiguo pabellón de San Rosendo y cada año organizan un concierto solidario -el año pasado sus beneficios, en forma de donaciones de alimentos, se destinaron al Banco de Alimentos Rías Altas-.

Actualmente unos 50 músicos forman parte de la Agrupación Musical Santísimo Cristo de la Buena Muerte, que funciona también como escuela, recibiendo a niños y niñas que quieran tocar a partir de 8 años y sin necesidad de conocimientos previos. Tienen dos uniformidades, una de verano en la que visten con camisa blanca y otra de gala, la que utilizan en Semana Santa, de color azulmarino y gorra de plato blanca.

Actualmente, la agrupación está formada por cornetas, trompetas, trombones, bombardinos, tuba, cajas redoblantes, bombos, platos y fliscorno.