Juan Martín Sánchez (Ferrol, 1987) es uno de esos jóvenes que llegaron hace años para insuflar nuevas energías a nuestra Semana Santa y que han contribuido decisivamente a su crecimiento en las últimas décadas. Por tradición familiar, por amistad y por la devoción que siente desde pequeño, en cuanto pudo entró en la Cofradía de Dolores. Fue monaguillo, portador y ahora es Mayordomo del Cristo de la Misericordia, uno de los tronos más emblemáticos de la Pasión Ferrolana.

_¿Cómo y por qué entraste en la Cofradía de Dolores?

_La verdad es que en mi caso puede decirse que por tradición familiar. Yo era muy pequeño y ya organizaba procesiones por casa con los libros… Fui monaguillo de la Santa Cena y después, en la adolescencia, quería portar pero no me dejaban. Mi hermano mayor, que era portador del Cristo de la Misericordia decía que era pequeño para ir. Así que un año me colé, a escondidas de él. Empecé un Miércoles Santo llevando la Cruz Sudario, el Jueves Santo salí portando la Piedad y el Viernes Santo, para que él no me viera, fui con la Virgen de Dolores. Pero al final me vieron sus amigos y se chivaron! (risas)

_Vamos, que creciste siempre vinculado a la Cofradía.

_Sí, yo tengo dos hijos y mis dos compadres son el mayordomo de la Virgen de Dolores y el hermano del presidente… me crié con ellos.

_¿Cuándo te convertiste en mayordomo?

_Fue en 2015. Entonces estaba Paco Balseiro y digamos que ya había un equipo de trabajo que colaborábamos con él más estrechamente. Estaba yo y Juan Balseiro, su hermano. Así que cuando tocó la sucesión lo hablé con Juan, y puesto que él prefería seguir portando pues me presenté a mayordomo. Me votaron entonces y otra vez en 2018, cuando hubo nuevas elecciones.

_¿Cómo es el trabajo de mayordomo?

_La diferencia con ser portador es que soy intermediario entre la dotación y la Junta de Gobierno de la Cofradía. Y hay otras cosas claro, estar fuera en lugar de debajo tiene sus dificultades, hay que estar atento de muchas cosas para mover un trono así… El trabajo consiste también en mantener el grupo unido, en ese sentido sigo con la tarea que hacía antes Paco. Pero estoy contento, en nuestro equipo cada vez somos más.

_¿Ensayáis mucho?

_En ese sentido somos una dotación un poco distinta. La mayor parte somos jóvenes pero con muchos años portando. El 80 o 85% de las personas que van debajo del trono llevan como mínimo diez años saliendo. Por eso no hacen falta muchos ensayos, nos solemos reunir una o dos veces al año. Además, también hay gente que está fuera y la disponibilidad en ese sentido es limitada. Llegamos a tener a un americano que venía a propósito desde Estados Unidos para sacar al Cristo de la Misericordia. Vino a Ferrol por trabajo, se sumó y luego viajaba a propósito.

_La imagen actual del Cristo de la Misericordia se estrenó en 1999 y desde entonces se han ido acometiendo diferentes mejoras. ¿Se ha completado ya el paso o quedan otros proyectos?

_ Sí, el año pasado estrenamos la Cruz Arbórea. Se hacen pocas adquisiciones como esa, involucramos a artistas muy importantes. Es algo así como si eres del Racing de Ferrol y vas a Madrid a fichar a Ronaldo. Nosotros fuimos a Sevilla para contar con los mejores. Es algo que te llena de orgullo, saber que es algo que va a perdurar en el tiempo. Y todavía quedan un par de detalles, no está acabado. Este año nos quedamos sin estrenar las potencias, pero está previsto -ya lo estaba antes de la suspensión de este año- celebrar una procesión extraordinaria en septiembre para conmemorar el 75 aniversario del Cristo de la Misericordia. Y va a ser un evento muy importante.

_¿Cuál es para ti el momento más emocionante de la Semana Santa?

_El Jueves Santo. Lo disfruto desde el minuto uno, desde que me levanto y pongo la tele para ver a la Legión. Y también sé cuál es el peor: el sonido de la lluvia en el tejado del corralón cuando llueve.

_Este año no fue la lluvia pero… 

_Sí, lo vivimos con pena. Pero bueno, al final la pena es toda esta situación que vivimos.

_¿Cómo ves la progresión de la Semana Santa Ferrolana en las últimas décadas?

_Creo que la gente joven, en todas las cofradías, viene con mucha fuerza. Creo que se está sabiendo mantener las tradiciones e introducir mejoras. La Junta está haciendo un gran trabajo y también las cofradías, en todas hay gente joven que ha aprendido mucho, que lleva años, y que aporta esa energía. Y para mí hay dos personas importantes en la evolución de la Semana Santa. Una es Justo Brotóns, presidente de la tertulia cofrade “El Cirio Apagado”, que tiene todos los datos documentados referentes a todas las cofradías y procesiones desde 1937, y ha sido fundamental para conocer la historia de nuestra Semana Santa. Y otra persona fundamental es el “maestro” Barajas, del que ha bebido toda la Semana Santa de Ferrol. Fue el “primer sevillano” y muchas cofradías y muchos tercios han seguido sus consejos. Realmente espero que la Semana Santa de Ferrol les pueda devolver algo de lo que ellos han aportado.