Escrito pastoral de Mons. De las Heras tras el anuncio de la convocatoria de la Asamblea General extraordinaria para 1 de octubre

Queridos cofrades:
Un saludo cordial en este tiempo de Pascua pocos días antes de celebrar la venida del Espíritu Santo, fiesta de Pentecostés, el próximo domingo 4 de junio.

Os escribo cuando se anuncia la Asamblea General extraordinaria —el próximo 1 de octubre de 2017, D.m.— para elegir al presidente y al resto de miembros de la Junta de Gobierno. Durante estos años pasados el obispo diocesano ha dirigido la Cofradía a través de distintos Comisarios, a quienes agradezco sus desvelos y dedicación. Este agradecimiento lo hago extensivo a cuantos han colaborado en la dirección de la cofradía y en el resto de tareas. A todos os invito a ser generosos mostrando gratitud.

Llegado este momento, fruto de un discernimiento oportuno, os propongo vivirlo como una extraordinaria oportunidad para el crecimiento de la cofradía. Sin duda, cada uno estáis dispuesto a hacer lo mejor por ella. El Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de los Dolores son parte importante de vuestra vida. Cada uno de vosotros tiene una historia en la cofradía ligada a vuestra familia y a Ferrol. Que cada historia personal brille en un horizonte de grandeza y altura de miras durante este proceso, hasta la Asamblea General extraordinaria electiva y el resultado de la misma, sea cual fuere.

En esta situación, aprovechad cuanto dice el artículo 4 de vuestros estatutos. Allí se define la cofradía como un grupo de cristianos que “se unen movidos por su particular devoción hacia sus imágenes titulares”. La unión por esta devoción debe ser irrenunciable en ese horizonte de grandeza y, en consecuencia, hay que poner los medios para que sea realidad, se mantenga y se acreciente. En razón de esta unidad se establecen unos fines muy acertados, que os recuerdo y comento a continuación.

Comenzando por el primero, podéis descubrir el gozo y la riqueza de vivir la fe cristiana desde la cofradía. Nuestra fe nos permite contemplar y afrontar las circunstancias de la vida del mejor modo conocido. Es fuente de unidad, de confianza, de alegría y de esperanza. Eso conlleva integración dentro de toda la Iglesia, tanto la universal como la diocesana de Mondoñedo-Ferrol. Como miembros de esta Iglesia contribuís a su vida y misión y formáis parte del Plan Pastoral Diocesano. Ahí se inserta el fin de vincular el culto de vuestras imágenes titulares con el Evangelio de Jesucristo, procurando una coherencia visible entre la fe y la vida y evitando cualquier escándalo. Para ello, habrá que seguir trabajando por una buena formación de todos los cofrades, una sincera práctica religiosa y un compromiso de caridad y obras de misericordia, de forma personal y comunitaria organizada, en coordinación con la Iglesia diocesana. Así, es una satisfacción contar con la cofradía y la contribución positiva de quienes pertenecéis a ella.

Con mis mejores deseos, os doy mi bendición a cada cofrade y a su familia.

+ Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF
Obispo de Mondoñedo-Ferrol