Carlos Díaz Pita (Ferrol, 1987) es mayordomo de la dotación de portadores del Tercio de la Verónica, de la Cofradía de Dolores. Este Jueves Santo le tocaba ponerse al frente del trono con la nueva imagen de Jesús en la Oración en el Huerto, pero las circunstancias han dejado en suspenso el estreno hasta 2021 y, como él dice, ahora es el momento de colaborar porque “lo importante es que estemos todos para celebrarlo”.

_¿Desde cuándo formas parte de la Semana Santa de Ferrol?

_Empecé con siete u ocho años, de cofrade del Tercio de la Magdalena, en la Cofradía de la Soledad. Me apunté con una amiga. No venía de familia en mi caso, aunque sí que iba siempre a ver las procesiones y me llamaban ya mucho la atención de pequeño. Después, con los años, cuando fui a vivir a Esteiro entré en la Cofradía de las Angustias, la del barrio. Y cuando estaba allí, con 18 años, a través de un conocido se me ofreció la oportunidad de ir de portador a Dolores. Y la verdad es que yo siempre tuve una debilidad por el Santo Encuentro, así que entré en el Tercio de la Verónica.

_¿Y cómo resultó el cambio?

_Pues es muy diferente salir en las filas que salir de portador, lo ves todo de otra manera. Para mi cambió totalmente la forma de vivir la Semana Santa el hecho de ir debajo, de ir más cerca… no sé explicarlo bien, pero es muy diferente. En el Tercio de la Verónica, cuando empecé, sacábamos la Primera Caída; la Oración, el Jueves Santo y la Verónica, el Viernes. Ahora la Primera Caída ya no procesiona. El Lunes Santo llevamos la Amargura; el Miércoles, la Cruz Sudario; el Jueves, la Oración en el Huerto y el Viernes, la Verónica.

_Y ahora eres el mayordomo, el que se encarga de dirigir a la dotación de portadores, de marcar el paso. 

_Sí, en realidad fue una encerrona del anterior, Javi Porto Rodríguez, por decirlo así… No contábamos con que él se fuera, a mi me pilló totalmente por sorpresa. Con él de mayordomo el Tercio empezó a crecer muchísimo. Antes llegabas, te ponías el hábito y salías. Fue él quien empezó a reunir a la gente, a hacer un grupo más involucrado, con reuniones, ensayos…. una dotación más cohesionada. El compañerismo, el conocerse y tener confianza, hace que el desfile sea un proyecto común, que todos estemos en lo mismo, y desde luego se nota a la hora de procesionar. El puesto de mayordomo se lleva a votación, y lo elegimos a él en el año 2012, yo solo era el suplente. Nuestra sorpresa fue, después, cuando dijo que lo dejaba.

_¿Cómo es la experiencia de ser mayordomo?

_Al principio parece una responsabilidad enorme, pero con el tiempo te das cuenta que no es para tanto y más con un grupo tan bueno como el que tenemos. No dejo de sentirme un portador más. Me toca ir delante, pero nada más. Tengo la función de hacer de enlace entre los portadores y la Junta de Gobierno de la Cofradía pero las decisiones las tomamos entre todos. Lo único que les pido es respeto y compañerismo, después, al entrar en el grupo ya se contagian de nuestra devoción y compromiso.

_Así que has vivido muy de cerca el proyecto, que realmente todavía está en marcha, de renovar el misterio de la Oración en el Huerto.

Si, tanto el Tercio de la Oración en el Huerto como los Portadores de Santa Verónica se han involucrado desde el principio en este proyecto, pero además hay mucha gente que sin pertenecer a estos Tercios está colaborando nosotros. Unidos conseguimos lo que parecía imposible. Y es que teníamos mucha ilusión por renovar el grupo, porque veíamos que el anterior estaba ya bastante deteriorado, pero era algo que veíamos superlejano. Y sin embargo lo conseguimos en poco tiempo. Este Jueves Santo íbamos a estrenar la imagen de Jesús y el próximo año estará también el Ángel.

_Habrá sido una desilusión que al final se haya suspendido todo.

_Sí, pero también es verdad que no es momento de pensar en eso. No hay tristeza, porque la imagen estará y saldrá el Jueves Santo del próximo año, y ahora lo más importante es que estemos todos para celebrarlo.

_Y tú que has vivido la Semana Santa de Ferrol desde pequeño, ¿te parece que ha cambiado?

_Sí, creo que en Ferrol hay muchas formas de vivir la Semana Santa. Hay gente que la vive con devoción, otros que participan por tradición, o por amistad… y me parece que todas las formas de hacerlo son respetables y hay que agradecerlas, porque gracias a todas pueden salir las procesiones a la calle. Me parece que está evolucionando y que lo está haciendo bien. Desde luego también queda por mejorar, pero me parece que entre todos lo estamos consiguiendo.